Todos los tés provienen de las hojas de la “Camellia Sinensis” o “Thea Sinensis” plantas perennes de la familia de las camelias que crecen en climas subtropicales.

Camellia-sinensis

Encontramos varias variedades de esta planta: Camelia Sinensis, Camelia Assámica y la Camelia Assámica Lasicalix.

La Camelis Sinensis crece en China, Tibet y Japón y puede alcanzar entre 2.5 y 4.5 metros de altura y sus hojas miden unos 5 cms. Puede soportar temperaturas francamente frías y vivir hasta 100 años.

La Camellia Assámica alcanza el tamaño de un árbol y puede llegar a medir entre 13 y 18 metros con hojas de entre 15 y 35 cm. Su cultivo se lleva a cabo en climas tropicales y su vida productiva es de unos 40 años.

La Camellia Assámica subespecie Lasicalix, puede alcanzar los 4,5 metros  y se usa sobre todo para producir híbridos. Estas plantas producen unas hojas coriáceas de color verde oscuro e intenso y pequeñas flores blancas muy similares a la flor del jazmín.

Las plantas de té se desarrollan mejor en zonas cálidas y húmedas. El clima más adecuado es el que mantiene una temperatura de entre 10 y 30 grados, con una pluviosidad anual de entre 2.000 a 2.500 mm. y una altitud sobre el nivel del mar de 300 a 2.000 metros. La combinación de la altitud y la humedad, favorecen un crecimiento lento de la planta que determina su sabor y aroma. En las zonas de mucho sol como India, se siembra bajo la sombra protectora de los árboles.

cultivo de te

 

Los principales países productores de té son China, India, Sri Lanka, Japón, Kenia.

La planta se obtiene a partir de semillas, injertos o de la propagación vegetativa de tallos de hojas. Las principales etapas del cultivo de té son:

  • Siembra
  • Enraizado
  • Desarrollo de 6 a 10 meses en vivero
  • Traslado al jardín.
  • Durante un mínimo de 3 años no se cosechan
  • Poda regular
  • Periodo de crecimiento
  • Cosecha cada 7-38 días, dependiendo del clima.

Una vez que sabemos que el té proviene de la misma planta, ¿qué determina entonces que existan diferentes variedades de té?

Los métodos de producción y las variedades difieren mucho según la región donde se produzca, pero el proceso siempre consta de cuatro pasos básicos: marchitamiento, enrollado, fermentación y desecación.

Según el tipo de fermentación, obtenemos las diferentes variedades que conocemos como: Té Negro, Oolong, Pu Erh, Té Verde y Té Blanco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú